Ritual de año nuevo: perder peso en Enero ¿Afecta al ciclo menstrual?

Ritual de año nuevo: perder peso en Enero ¿Afecta al ciclo menstrual?

Después de los “excesos” de Navidad queremos perder peso en Enero ¿Cómo afecta a la salud del ciclo menstrual?

Tu tejido graso produce una hormona llamada leptina, que sirve de indicativo a nuestro cerebro de la cantidad grasa (o lo que es lo mismo reserva energética) que tenemos en el cuerpo. Esta hormona tiene una función muy importante en la regulación del peso corporal y la ingesta alimentaria.

¿Cuál es su relación con el ciclo menstrual?

La leptina tiene mucha relación con nuestro ciclo menstrual. Si los niveles de leptina están altos tendemos a estamos saciadas y además la secreción de leptina y los niveles de estrógenos están interrelacionados.

¿Tiene esto relación con el hambre cuando me va a venir la regla?

En la segunda fase del ciclo menstrual (fase lútea) donde los estrógenos caen tenemos más apetito que se ve más acentuado los días anteriores a la llegada de la menstruación donde la caída hormonal es mucho más brusca.

Además, los niveles de leptina condicionan que el ciclo menstrual se lleve o no a cabo.

En caso de que tengamos la suficiente energía (un porcentaje graso adecuado) nuestro cerebro lleva a cabo la función reproductiva, pues cree que estamos preparadas para llevar a cabo un embarazo, entonces la función hormonal es normal.

En caso de que el porcentaje graso sea inferior el cerebro detecta los niveles de leptina bajos y cree que no hay suficiente reserva energética para llevar a cabo un embarazo con éxito, por lo que el ciclo menstrual no se lleva a cabo y/o se ve alterado, pudiendo aparecer ciclos irregulares o amenorrea (ausencia de regla)

¿Qué pasa si hay una pérdida de peso brusca?

Tu cerebro establece una cantidad de leptina como la “habitual” al conocer tus niveles de grasa habitual, esto permite modular la ingesta: cuando la grasa baja la leptina también y con ella la saciedad, permitiendo que el hambre aparezca.

Entonces, cuando la pérdida de grasa es muy brusca, los niveles de leptina caen en picado, provocando que nuestro cerebro detecte que de pronto la reserva energética es muy baja.

Esta pérdida de peso puede trastocar nuestro ciclo menstrual y causar su ausencia o irregularidad en la menstruación.

La caída brusca de los niveles de leptina también provoca que la saciedad caiga de golpe siendo mucho más probable recuperar el peso perdido. 

Además, si este circulo se repite de forma continuada aumentamos el riesgo de problemas metabólicos a largo plazo. Es por ello que cuando realizamos una pérdida de peso se aconseja que esta sea lenta y paulatina a fin de que nuestro cuerpo reduzca paulatinamente los niveles de leptina permitiendo que la señal del cerebro se acostumbre a ellos, y que el peso y la composición corporal sea estable en el tiempo. 

Compartir esta noticia:
Creado por Candela Martínez Castro
Candela Martínez Castro

Nutricionista ginecológica - Directora de SabeQueAlimenta